Siempre llego tarde…. Pero llego. Ha sido un año de silencio, durante el cual han ocurrido muchas cosas que iré contando. Ha habido de todo: bueno y malo. Durante este año he estado realizando unos cursos de relato breve. Sí,sí, después de escribir cuatro libros, he intentado aprender a escribir relatos breves. Digo “he intentado” porque es realmente difícil contar toda una historia interesante y con contenido en pocos renglones. Siempre había pensado que lo difícil era llenar páginas con sentido y amenas, hasta completar una novela.

La primera que escribí, como ya expliqué en su día, fue el resultado de un intento de escribir un cuento para mis nietos. Esto por sí solo ya demuestra que es más difícil un relato corto que un cuento muy largo.

Despues de escribir cuatro novelas, una de ellas de unas 500 páginas, escribo relatos cortos…