El miércoles se proyectaba en televisión la famosa película “Lawrens de Arabia”. Eran varios los componentes que me hacían esperar expectante verla de nuevo.

1º.—Hacía muchos años que la había visto y leído —no recuerdo en que orden. 2º.— los dos magníficos actores, Omar Sharif y Peter O´Toole, principalmente este último que es el protagonista, siempre me ha parecido impresionante, sus interpretaciones rayaban lo sublime. 3º.-—Estaba segura de que, el marco en el que se desarrolla la película me traería muy gratos recuerdos.

Una gran parte de la película transcurre el el desierto: Wadi Run.

En un viaje a Jordania lo visitamos, yo esperaba identificar algunos lugares: Los castillos del desierto, donde Lawrens se entrevistaba con los británicos, las jaimas donde amablemente te ofrecen un té con unos dulces (arabes, o/y turcos)…

!Fue emocionante! Mientras cabalgaban a la joroba de los dromedarios, sentí que volvía a viajar por sus deslizantes arenas. Incluso creí que identificaba los lugares que mostraban los fotogramas. Volví a verme entre sus castillos. Coincidimos en aquel viaje con una reunión “top secret” de altos mandos que, !a saber qué tramaban! Fueron muy amables con nosotros, incluso consintieron en que nos fotografiáramos con ellos. La guía no daba crédito a tanta amabilidad de gente tan seria y sesuda. (eufemismo)

Como se puede ver, en la última fotografía, los militares no tuvieron ningún inconveniente en posar con nosotros. (Ya se que queda feo el papelito rosa que he puesto, pero no tengo ningún derecho ni permiso para usar los rostros de los que ahí se encuentran. Pido disculpas.)

Curiosamente, los palacios ocupados por los británicos no esperaba identificarlos, pero me resultaban demasiado familiares para no hacerlo.

Tal vez el lector esperaba que hiciese un resumen de esta película, pero no era esa mi intención —lamento decepcionar—. La cuestión es que, el desierto de Wadi Rum que creí reconocer (qué ilusa) en realidad se correspondía con Almería —allí lo rodaron—, y yo nunca he estado allí. En cuanto a los palacios, claro que los conocía. el año pasado estuve en Sevilla paseando por la maravillosa Plaza de España. Allí estaban rodadas las escenas de los suntuosos palacios !Qué decepción!

Ya sé que nada es lo que parece, mucho menos en el cine. Lo que no me decepcionó fue la magnífica interpretación de Peter O´Tool.

Esto es Petra.